HISTORIA DE HOREB

Allá por el año 1960 la Primera Iglesia Bautista de la ciudad de México inició el “Instituto de Capacitación para Obreros Laicos” con el fin de preparar misioneros y favorecer el surgimiento de nuevas obras. Uno de los hermanos que se integró a los cursos fue Cirilo Contreras García, quien después de trabajar, como parte de sus responsabilidades del Instituto en diferentes misiones y centros de predicación, sintió el llamado de Dios para iniciar una misión en su propia casa. Fue el domingo 18 de septiembre de 1960 cuando se inició formalmente la Misión Ermita. El grupo se consolidó con diferentes hermanos de la misma iglesia que vivían cerca del lugar.

El 7 de mayo de 1961 la Misión Ermita se organizó en la Iglesia Bautista Horeb con 26 miembros fieles. Con la firme convicción de sostenerse a sí misma y crecer para ser bendición, la nueva iglesia se esforzó por continuar su desarrollo y decidió integrarse desde entonces a la Convención Nacional Bautista de México y a la entonces Asociación Bautista Central.

Una semana después de su nacimiento, el 14 de mayo de 1961, se organizó la Unión Femenil Bautista y Misionera “Sara”, y el primer coro de la iglesia. El domingo 4 de junio se formó la comisión de presupuesto, la Unión Juvenil, la Unión de Intermedios, y los departamentos de “Rayitos de Sol” y “Auxiliar de Niñas”.

La Iglesia se ha desarrollado y ha crecido por el poder del Espíritu Santo y crece integralmente. Durante los años de su historia, la Iglesia Bautista Horeb de la ciudad de México ha tenido la bendición de contar con varios pastores.

PASTORES DE HOREB

1961-1965

Pr. Hiram Duffer

Colaboró desde el inicio de la obra.

Enero 1962

Pr. José Tenorio Trujillo

1962-1963.

Pr. Homero Job Ramos

1963

Pr. Eliseo Gaxiola

1968-1997

Pr. Rolando Gutiérrez Cortés

Abril de 1997 a abril de 1998.

Hna. Edna Lee de Gutiérrez

5 de julio de 1998.

Pastor Gilberto Gutiérrez Lucero

ROLANDO GUTIÉRREZ CORTÉS

Una época muy importante de la Iglesia fue, sin duda, el período de casi treinta años de pastoreo de Don Rolando Gutiérrez Cortés. Fue durante este tiempo que se edifico el templo y se realizó un gran desarrollo de la iglesia: nació el Instituto Bíblico para capacitar a los creyentes en el conocimiento de la Palabra de Dios, se abrieron misiones y se organizaron iglesias, se prepararon nuevos pastores y se apoya decididamente el trabajo misionero regional y nacional. La visión con que se inicia esta etapa especial se expresa de manera hermosa en un escrito que el pastor Rolando Gutiérrez Cortés publicara en el boletín del 9 de enero de 1972.

Se ha limpiado el terreno donde se ha de levantar santuario para Ti, Señor. Los picos y las palas se han usado para la excavación necesaria para echar los cimientos. Los obreros han doblado varillas a las medidas requeridas y las han afianzado con solidez. Se han preparado moldes para cimentar, y los planos se consultan para cada detalle de espacio, peso, momentos de fuerza y resistencias. Ingenieros, arquitectos, maestros de obra, obreros, inspectores de la ciudad, vigilan cada paso que avanza la construcción.

Haz, sin embargo, Tú, lo que ninguno [de nosotros] podemos hacer: perdona el error que nunca hemos querido reconocer. Limpia el pecado oculto que nos ha traído enfermos. Aplica profundamente tu Espíritu en nuestras conciencias hasta lo necesario para echar tu cimentación. Dobla nuestra soberbia. Achícanos o agrándanos de acuerdo a los planes tuyos. Glorifícate en nuestro pensar, sentir, actuar, hablar, adorar, ofrendar. Y Tú, que haces “todas las cosas nuevas”, esfuérzanos como tus colaboradores en la creación de hombres y mujeres nuevos en Ti, libres y responsables. Ten piedad de nosotros, Señor, y capacítanos en esta tarea vital transformadora de hijos tuyos. Amén

ÚLTIMOS DOCE AÑOS

Durante los últimos doce años Horeb ha experimentado una transformación extraordinaria y también ha tenido el más grande crecimiento integral de su historia.
Después de un severo período de crisis, durante la integración de nuestro actual Pastor y su familia, se inició un proceso de renovación en todos los niveles.

Una de las cosas más significativas de este período fue el salto que dimos cuando rentamos el Gran Forum para ensanchar nuestro espacio. El suceso puede resumirse en la siguiente narración escrita por la Pastora Yanina Briseño de Gutiérrez:

En estos últimos años, el crecimiento de Horeb ha sido extraordinario:

En cuanto a los congregantes: en vista de que no se manejaban estadísticas al respecto, antes de 1998, no podemos saber cuántos asistían, sin embargo la asistencia por semana no pudo ser mayor de los 350 miembros, que son los que llenan el templo. Ahora somos más de 3000 congregantes por semana.

Es decir que, definitivamente Dios nos ha hecho mucho más prósperos en estos últimos años.

Si pudiéramos numerar el crecimiento en los ministerios, estrategias, obras nuevas, gente involucrada, discipulado, etc., podríamos hablar de un crecimiento arriba del 1000%, definitivamente hemos sido bendecidos.